You are here
Home > Economía >

Bukele, El Salvador y la hiperbitcoinización, capítulo cero

Este artículo fue escrito por Camilo Jorajuría de León, abogado, filósofo y economista. Egresado de la UNLP y autodidacta en filosofía objetivista, filosofía estoica y economía austríaca. Se define como «fanático de bitcoin y trabajando con él desde 2016». Es un escritor focalizado en temas relativos a la anarquía. Trabaja como asesor de «empresas cripto-fintech» para la consultora camilojdl.com.

Corría el día segundo de la histórica conferencia Bitcoin 2021 -Miami- y un emocionado y emotivo Jack Mallers presenta el trabajo que venía realizando en El Salvador. De repente, pasa la slide hacia un video en el que Nayib Bukele -el Presidente del pequeño país centroamericano – comienza hablando con la terminología típica de cualquier político. Pero termina afirmando que la semana siguiente enviará al Congreso un proyecto de ley con el que El Salvador adoptará a bitcoin (BTC) como moneda de curso legal.

De esa forma, sin que nadie lo pudiera predecir, se abrió un nuevo capítulo en la historia de Bitcoin. Ocurrió de esta manera el hecho histórico que este autor entiende enmarca el puntapié inicial a la segunda etapa de la vida de Bitcoin: el camino final hacia la hiperbitcoinización.

Si los dioses así lo quieren, este es el primer capítulo de una saga que tendrá como foco principal relatar desde una visión holística el camino hacia hiperbitcoinización, es decir el siguiente paso evolutivo de la raza humana. Se busca de esta forma ayudar al lector a tomar noticias actuales de Bitcoin, pero enmarcándolas en un adecuado contexto histórico teniendo como laboratorio lo que sucede en El Salvador y siempre con miras a cómo esto influye en la hiperbitcoinización.

Bitcoin como moneda de curso legal

Dos días después del anuncio de lo que podría haber sido una simple promesa política incumplida, Bukele twitteó que, efectivamente, envió el proyecto de ley al Congreso.

Luego de eso Nayib realiza un «Spaces» -que viene a ser el reemplazo de lo que supieron ser los programas de radio previo a la internet- y algunas horas después el Congreso aprueba la ley. De esta forma el bitcoin se convierte en El Salvador a «moneda de curso legal, irrestricto con poder liberatorio, ilimitado en cualquier transacción y a cualquier título que las personas naturales o jurídicas públicas o privadas quieran realizar».

Bitcoin fue declarado moneda de curso legal en El Salvador.

En el Spaces, el Presidente explica que la ley es de orden público, con vigencia inmediata y que no aplicará para efectos contables ya que para ello se seguirá usando el USD. Asimismo, reconoce en lo que pareciera ser un gesto de humildad atípico entre políticos: «no sabemos cuáles son los límites de esto, lo veremos con el tiempo». Realmente Bitcoin es muy difícil de entender y cuesta encontrar gente que no caiga en la trampa de creer haberlo comprendido cabalmente.

También comentó que habrá un fondo –Trust fund– organizado por el Estado, para que los comerciantes no sufran de la volatilidad del BTC ya que están obligados a aceptarlo como pago. De esa forma el Estado asume el riesgo de la volatilidad temporaria.

Será interesante ver cómo el Poder Ejecutivo de El Salvador se convierte así en un trader. Sería básicamente un trader que en esencia está haciendo breves pero continuos longs de BTC contra shorts de USD. No imagino otra mejor y más moral fuente de ingreso para un estado. ¿Ya podemos ir pensando en eliminar impuestos o es aún muy temprano? No olvidemos que Bitcoin arregla los impuestos.

El Presidente también habló sobre una nueva ley de residencia en la que si invertís tres bitcoins te dan la residencia permanente. La unidad de medida será siempre BTC, no USD. Sería deseable que ese monto fuera modificado con el tiempo hacía abajo y que se lo reduzca más rápido de lo que BTC asciende en precio. De esa forma podría haber una inmigración más popular y no sólo para los estratos de mejor situación económica.

También afirmó que mejorarán conectividad de internet y que desea convertirse en un país-santuario para criptoemprendimientos.

Entre sus dichos destaco el siguiente: «Esta ley no va a cambiar nuestra macroeconomía». Esta afirmación es, a mi entender, claramente errónea. Este autor afirma que «literalmente» se equivoca porque este cambio legal afectará cien por ciento la macroeconomía, no solo de El Salvador, sino del mundo entero. No sabemos si realizó esta aseveración sólo por error debido a su ignorancia económica o mintiendo para ganar tiempo y solidificar así el cambio de paradigma antes de que comiencen los ataques. Cuesta imaginarse un Estados Unidos cruzado de brazos mientras colapsa el USD y consigo su fuerte imperialismo.

Bukele también afirmó: «no queremos desdolarizarnos, queremos atraer inversores y desarrolladores. Vamos a tener ambas monedas como forma de pago legal». Interesantísimo punto que nos permitirá tener un laboratorio perfecto para ver al USD derrumbarse contra el BTC.

Por último, reconoce haberse inspirado y tomado como antecedente el proyecto de Bitcoin Beach, una comunidad bitcoiner local. Y luego se despide porque llegaba el momento de la votación.

Minutos después se aprobó la ley que sirvió como alfombra roja de bienvenida para el Presidente y El Salvador para entrar así por la puerta grande a los libros de historia de Bitcoin.

En que contexto ocurrió todo esto

Bitcoin es un instrumento de cambio social mucho más fuerte que lo que lo fueron la agricultura, la imprenta o la internet. El dinero es el medio de todo intercambio y no existe otra institución humana que influya en la cultura tan fuertemente como esta.

Nos encontramos en el ojo de la tormenta en medio del comienzo del fin de las monedas fíat, posiblemente del desencadenamiento del «Fiat-apocalipsis» o des-fiatización (lo contrapartida de la bitcoinización). Esta nos llevará hacia una utopía o tal vez hacía una distopía, no lo sabemos. Pero de lo que no dudamos es que nunca nada será lo mismo después del tres de enero de dos mil nueve.

Durante toda la historia humana el mercado creó libremente el dinero que los particulares usaron. En casi todas las oportunidades el dinero representaba un valor en sí mismo: sal, plata, oro, ganado, cigarrillos y hasta determinadas piedras o conchas marinas.

Durante la belle epoque (1850-1914) vivimos el Patrón Oro, monometalismo. Es decir, la moneda seguía siendo el oro, pero gracias a la tecnología de billetes, cheques, notas de créditos, bancos y tecnologías financieras en general, ese oro podía trasladarse, resguardarse, verificarse y contabilizarse de forma mucho más fácil que en su versión metálica pura. Esto se llamó dinero signo metálico y fue adoptado globalmente. Si bien los estados creaban los billetes, la realidad es que cada billete estaba exactamente respaldado por la cantidad de oro que decía respaldar.

En este contexto no debemos perder de vista dos cosas: 1) el oro era efectivamente la moneda; 2) sobre el oro había una segunda capa que brindaba más comodidad y ventajas para las transacciones (la capa de servicios financieros respaldados cien por ciento en oro).

A partir de 1914 el mundo fue abandonando este patrón oro y terminó de romperse en 1971 mediante decreto de EE. UU.

En este momento se comenzó con el más grande y nefasto experimento económico y de ingeniería social humano: el Patrón Fíat. Es decir, la imposición del socialismo monetario a nivel global, exportado desde EE. UU. al resto del mundo.

Salvo intrascendentes excepciones, durante el Patrón Fiat las monedas fueron fiduciarias sin respaldo en oro ni otro bien y administradas de forma totalmente discrecional por los estados. Básicamente por EE. UU. manipulando a través del USD las demás monedas.

El Patrón Fiat no tuvo contendiente alguno ni atisbo de modificación hasta el tres de enero de dos mil nueve. A partir de la generación del bloque génesis de Bitcoin, la humanidad empezó a abandonar el Patrón Fiat migrando hacia el Patrón Bitcoin.

En este contexto cada hecho histórico de la vida de Bitcoin fue trascendente: el envío de la primera transacción de Satoshi a Hal Finney, la expansión de la red, la determinación del precio en USD por primera vez basándose en el costo del consumo eléctrico, la compra de dos pizzas, las mejoras al protocolo, la creación de la Lightning Network y una infinidad de hechos más que no viene al caso mencionar aquí.

Sin perjuicio de ellos, si este autor tuviera que elegir dos hechos históricos en el camino hacia la hiperbitcoinización, se quedaría con el comienzo del funcionamiento de la red y la determinación de Bitcoin como moneda de curso legal por el primer estado nación que lo reconoce.

En la siguiente charla de cuestiones legales y contables se habla sobre las posibles consecuencias locales de la nueva Ley de El Salvador, qué implicancias impositivas tiene una ley como la de El Salvador y qué consecuencias jurídicas tendría una ley análoga aprobada en Argentina.

Link a la charla.

Hasta pronto.

por @Camilojdl.

Con información de Criptonoticias

Deja una respuesta

Top